Palmito guisado

Palmito guisado

Posiblemente muchos de nuestros lectores conozcan que el consumo del palmito está prohibido, pero es seguro que muchos otros desconozcan por qué.

El palmito grueso, de color blanco marmóreo que nos venden públicamente en los semáforos es el tronco de la palma real, árbol endémico de la República Dominicana y hábitat natural de nuestra ave nacional, la cigua palmera. El palmito de la palma real dura de 20 a 25 años para formarse y no rebrota. Existen leyes para proteger el corte indiscriminado de esta planta, pero seguimos encontrándola para la venta.

Afortunadamente existen instituciones, como la Fundación Progressio, que tienen por objeto fomentar el mantenimiento de nuestros recursos naturales, la preservación de los bosques y el desarrollo de nuevas variedades de plantas. Una de ellas, la que mueve el espíritu de este artículo, es el cultivo de la palma de pejibaye.

Esta planta produce un palmito de igual calidad que el de la palma real, con la ventaja de que se cultiva como cualquier producto agrícola y sólo necesita 2 años para producir el palmito. Además, después de cortada, produce varios hijos los cuales pueden aprovecharse anualmente sin necesidad de volver a sembrar otro árbol.

Más de la planta de Pejibaye:

Originaria de América, su uso se conoce desde tiempos precolombinos y fue consumida por tribus indígenas de centro y suramérica. Es una palma erecta que llega a alcanzar los 20 metros, con rebrotes de 3 a 6 tallos simultáneamente. Cada racimo, ya maduro, puede tener de 100 a 300 frutos. Su palmito se diferencia claramente del de la palma real en su grosor: el de la palma real tiene un diámetro de 5 pulgadas; mientras que el palmito de pejibaye mide de 1 a 2 pulgadas.

Nutricionalmente hablando, el palmito contiene 22% de fibra cruda, aporta 0% de colesterol y calorías, por lo que es un ingrediente ideal para dietas. Curiosamente, es en la base del palmito que encontramos su mayor riqueza en fibras. Mercados europeos la reclaman para su uso en medicina alternativa.

El cultivo masivo del palmito de pejibaye se localiza en Cevico, Cotuí, básicamente en las tierras que pertenecían al batey doña María. Al desaparecer la caña de azúcar como producto de sustento, el cultivo y venta de palmito de pejibaye es el sostén económico de todas estas familias. Además del palmito, se producen especias como la cúrcuma, malagueta, nuez moscada, pimienta. Todo procesado de forma natural.

Comercialización:

El palmito de pejibaye se comercializa a nivel de supermercados y mercados del país en tres presentaciones: fresco, en bolsas plásticas con salmuera, que encontramos en las góndolas de vegetales y en latas, con etiquetas de la Fundación Progressio.

Si adquiere palmito crudo, para que se conserve por más tiempo se recomienda guardarlo en un recipiente con tapa a presión en la nevera, preferiblemente con su primera capa. Si compra la presentación en salmuera, debe refrigerarlo luego de abrir el empaque.

A pesar de que es más fino, tiene un sabor más acabado y permanece crujiente y más entero en las preparaciones culinarias que el palmito de palma real, admitiendo todas las versiones gastronómicas de este último.

Para el que le gusta y lo compra ésta es la verdadera opción ecológica. Cuando consumimos palmitos de pejibaye, cuidamos la foresta de nuestro país, conservamos la palma real y ayudamos al sustento digno de docenas de familias dominicanas.

Para mayor información acerca de Fundación Progressio

www.cad.org.do/progressio.html

Tel (809) 565-1422
Fax (809) 549-3900
E-Mail [email protected]
Al agregar esta deliciosa y sencilla receta queremos hacer algo más que compartir las delicias de este plato contigo. Queremos exhortarte con esto a que ayudes a salvar nuestro árbol nacional: la palma real. Si vives en la Rep. Dominicana, no compres palmito a menos que no sea del supermercado, el palmito que venden en las calles se obtiene de manera ilegal y es producto de la destrucción de una de estas majestuosas palmeras.

Tiempo: 30 Mins Sirve: 4 personas

Ingredientes:

  • 2 lb. de palmito cortado en trozos grandes.
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1 ají verde grande cortado en cubos pequeños
  • 4 tomates cortados en cubos pequeños
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • 1 cebolla grande rebanada finamente
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/2 cucharadita de ajo triturado
  • 1/2 cucharadita de vinagre
  • Sal

Preparación:

  1. Calienta una cucharada de aceite en una cacerola. Saltea las cebollas, agrega la pimienta, los tomates, el ajo y el vinagre. Agrega el palmito y la pimienta negra. Deja el a fuego bajo hasta por unos tres minutos, reduce el líquido para obtener una salsa ligera. Ajusta la sal al gusto.
Recibe nuestro boletín de noticias vía email.

CommentLuv badge

{ 0 comments… add one }